Portada Consejos Consejos para viajar en moto a Portugal y sus dichosos peajes

Consejos para viajar en moto a Portugal y sus dichosos peajes

por Pablo Ares

Con la llegada del periodo estival llega el momento de planificar las vacaciones. Si a estas alturas aún no tienes nada pensado, quieres hacer una escapada y eres de los que disfrutan al máximo con los viajes en moto, te proponemos el plan perfecto. Portugal es uno de los destinos preferidos por los españoles para pasar sus vacaciones. Su proximidad, su gastronomía, su cultura y la cercanía de su gente son algunos de los muchos reclamos que tiene este país para atraer al turismo

Para tener la mejor experiencia en nuestro viaje recuerda que es importante revisar con tiempo que nuestra moto está a punto para no llevarte sorpresas desagradables. Comprueba el estado de los neumáticos, los frenos y sus pastillas, revisa que las luces funcionan de forma adecuada. No te olvides de los sistemas de seguridad para evitar robos, si aún no tienes uno sería recomendable que lo adquieras antes de salir de viaje

Siempre que planificamos una ruta de carretera debemos tener en cuenta no sólo el kilometraje o la densidad de tráfico habitual de las carreteras que vamos a tomar, sino también la presencia o no de peajes para poder hacer el estimado más acertado. Y aquí es dónde quizás pueda echar para atrás la ruta a Portugal que tanto estás esperando. 

¿Cómo pagar los peajes en Portugal?

En el año 2010 se incorporaron al entramado de carreteras de pago portuguesas la conocida como red SCUT, una red un tanto diferente a las habituales carreteras de pago puesto que tenían instauradas el sistema de pago automático. Este sistema está configurado con un sistema de cámaras que sustituyen a las tradicionales cabinas y barreras habituales en los peajes. Lo cierto es que lo que se consideraba como toda una innovación o avance ha terminado por convertirse en un verdadero quebradero de cabeza para quienes visitan el país.

Las carreteras que trabajan con este sistema son:

  • A28 (Oporto – Caminha)
  • A4 (Oporto – Amarante – Bragança)
  • A41 (Circunvalación de Porto)
  • A42 (Alfenaa – Lousada)
  • A17 (Mira – Aveiro)
  • A25 (Esgueira – Angeja)
  • A29 (Estarreja – Vila Nova de Gaia)
  • A25 (Aveiro – Vilar Formoso)
  • A23 (Torres Novas – Guarda)
  • IC3 (de la autopista A23 a Tomar)
  • A22 (Lagos – Castro Marim)

¿Pero cómo funcionan exactamente estos peajes? las cámaras que se sitúan en los pórticos leen las matrículas de los coches que pasan por ellos. Posteriormente el cargo por el peaje se carga en la cuenta bancaria asociada al vehículo. También existe la posibilidad de pagarlo mediante el telepeaje, una opción más factible para aquellos que sean usuarios de dispositivos de telepeaje ya que entidades como BBVA, Banco Santander o Liberbank están reconocidas en el país luso. 

Si no tienes los dispositivos de telepeaje puedes alquilar uno de forma temporal mientras dura tu estancia en Portugal. Aunque lo cierto es que para un viaje en moto la mejor forma de hacerlo es asociando nuestra matrícula a una tarjeta de prepago virtual. Hay distintos sistemas para hacerlo. Uno de ellos es EASYToll. Para optar por este sistema deberá detenerte una vez cruzada la frontera en el terminal de pago de EASYToll que podrás encontrar en algunas autopistas y activar el pago de peajes con una tarjeta Visa o Mastercard.

Otro de los sistemas en mediante las conocidas tarjetas Tolicard que se pueden adquirir en cualquier gasolinera portuguesa GALP. También pueden adquirirse en las oficinas de correos portuguesas CTT. Las Tolicard son tarjetas prepago que se asocian a la matrícula de un vehículo. Estas tarjetas pueden ser activadas con anterioridad al viaje  llamando al 00351707262626 o enviando un correo electrónico a [email protected] Para poder asociar la matrícula a estas tarjetas prepago deberá facilitar la siguiente información:

  • Matrícula.
  • Número de teléfono/móvil.
  • Fecha de entrada en Portugal.
  • Código secreto.
  • Código de barras superior

¿Y si nos olvidamos de hacer la gestión y terminan por multarnos?

Si por algún motivo nos despistamos y terminamos accediendo a alguna de estas carreteras sin un sistema de pago, también hay forma de subsanar el error. Existe un periodo de pago voluntario de cinco días en el que podrás satisfacer los importes que no hayan sido satisfechos en su momento. Lo mejor es ser previsor y evitar sanciones innecesarias. Las multas por no hacer frente a los pagos exigidos en las carreteras de pago son de hasta 10 veces el importe total de todos aquellos viajes cuyo pago no hayan sido satisfechos.

0 Comentario

Dejar un comentario