Ford Mustang Shelby GT500 2020: el más potente de la historia

por Noemí Alonso

Ford Mustang Shelby GT500 2020. El Salón de Detroit ha visto la presentación del Ford de producción más potente de la historia: con un motor turbo V8, hay 700 CV bajo su carrocería.

Pasa de 0 a 100 km/h en tres segundos y sólo necesita 11 para recorrer 400 metros. Es perfecto para los circuitos (se ha creado el modo de carrera Ford Performance, entre sus programas de conducción), pero también para la carretera: aquí se ha optimizado la aerodinámica. El nuevo Mustang Shelby GT500 y su propulsor 5.2 V8 son «lo más» de la automovilística americana.

Hablamos del coche deportivo más bestia diseñado jamás por la división de la marca del óvalo especializada en este tipo de vehículos. No es para menos: con 700 CV, tenemos el modelo de calle con más aceleración y con la tecnología más eficiente ofrecida hasta ahora en un Mustang.

Se pondrá a la venta este otoño, cuando se unirá al Shelby GT350. Pero el GT500 está diseñado para atacar en todos los frentes: sobre la pista de aceleración, la transmisión de doble embrague se encargará que no se pierda ni un ápice de la potencia de su mecánica. En los trazados, el rendimiento mejora gracias a un chasis de carreras, unos neumáticos Michelin específicos y unos discos de freno delanteros firmados por Brembo más grandes que los de cualquier otro coupé deportivo «nacido en USA»: tienen 420 mm.

Ford Mustang Shelby GT500 2019: motor

La compañía de Detroit quería que este nuevo Mustang Shelby fuera el más dinámico de la historia, por lo que creó un conjunto motor-transmisión exclusivo, estrenando niveles de potencia y velocidad. La mecánica es de aleación de aluminio y se hace a mano; se ha intentado que los materiales sean ligeros para mantener el peso a raya. El eje de transmisión es de fibra de carbono; con el fin de canalizar el traslado de la potencia y el par se ha aprovechado la experiencia en la puesta a punto del Ford GT.

La caja de cambios es la más rápida jamás vista en el modelo, con el fin de ganar precisión y celeridad: puede pasar de una marcha a otra (hay siete) en menos de 100 milisegundos. Se ha diseñado para gestionar perfectamente los modos de conducción (normal, invierno, drag y deportivo). Asimismo, activa funciones como el control de arranque a través de las Track Apps.

Ford Mustang Shelby GT500 2019: chasis

Ford Mustang Shelby GT500, techo

El modelo no tiene prevista su llegada a Europa.

El Shelby GT500 utiliza muelles helicoidales más ligeros en ambos ejes; además, la suspensión MagneRide cambia su comportamiento según el programa elegido. Con ello se consigue la aceleración más alta lograda jamás por un Mustang, lo que se traduce en un mejor rendimiento en la pista y un mayor control del conductor.

Los neumáticos (Pilot Sport 4S y Cup 2) cuentan con compuestos y una banda de rodadura únicos.

Este modelo ofrece dos paquetes de conducción, con dos niveles de comportamiento:

  • Paquete Handling: con soportes superiores ajustables de la suspensión y spoiler tipo Gurney Flap.
  • Paquete Carbon Fiber Track: alerón de pista tipo GT4 ajustable en fibra de carbono, llantas del mismo material de 20 pulgadas, ruedas traseras más anchas y splitter aerodinámico integrado. El asiento trasero se elimina para reducir el peso.

Ford Mustang Shelby GT500 2019: diseño

Ford Mustang Shelby GT500, detalle lateral

Alerones y splitters juegan con la aerodinámica.

Todo en este Mustang Shelby se ha pensado para mejorar el rendimiento del vehículo. La abertura de la rejilla frontal es doble, el flujo del aire en el sistema de refrigeración sube un 50% en comparación con el GT350, el capó musculoso no se olvida de la aerodinámica…

Por ora parte, los pasos de rueda delanteros son más amplios, mientras que el alerón y el difusor traseros proporcionan una gestión térmica óptima.

Ford Mustang Shelby GT500 2019: interior y equipamiento

Ford Mustang Shelby GT500, detalle asientos

Los asientos deportivos llevan grabado el símbolo de los Shelby, la cobra.

El habitáculo ha sido creado específicamente para el Shelby GT500; en él vas a encontrar materiales como la fibra de carbono o el ante. Los asientos (disponibles para carreras) Recaro vienen preparados para alojar unos arneses de seguridad, pero, si prefieres algo más cómodo, puedes optar por unas banquetas con ajustes eléctricos.

Una pantalla táctil gestiona todos los sistemas que haya que controlar.

Y ahora llega la mala noticia; de momento, sus responsables no tienen prevista la comercialización de este modelo en Europa. Esperemos que cambien de opinión…

0 Comentario

También te recomendamos

Dejar un comentario