Cómo viajar con mascotas

por Noemí Alonso

Cómo viajar con mascotas. ¿Te vas de vacaciones con tu perro/gato/canario? Antes de ponerte en marcha, echa un vistazo a estos consejos para viajar con mascotas: el trayecto será mucho más cómodo y agradable para ellas y para ti. A fin de cuentas, hablamos de tu mejor amigo… ¿o no?

Todos tenemos derecho a vacaciones… incluido tu perro, uno más de la familia. Cada vez son más las personas que se plantean un viaje con mascotas, lo que obliga a tener en cuenta ciertos factores para que los kilómetros recorridos sean lo más llevaderos posible. Con estos consejos y un poco de planificación, evitarás sorpresas desagradables y tu amigo peludo apenas acusará el trayecto. ¡Toma nota!

    • Cuando viajes con mascotas, elije tu destino pensando en ellas: ante todo, decide si merece la pena que tu compañero de cuatro patas se enfrente a trayectos largos en coche (algo que, para muchos animales, puede resultar estresante). Si la respuesta es sí, analiza la segunda parte de la ecuación: el lugar escogido para las vacaciones, como señala La Vanguardia. No todos los sitios son aptos para perros o gatos, bien por las posibles restricciones (playas u hoteles en los que no admiten animales, sitios sin parques o espacios habilitados para pasear), bien porque el clima sea demasiado caluroso.
    • Medio de transporte: la opción más segura a la hora de viajar con mascotas en el coche es un trasportín (siempre que el tamaño del animal sea pequeño o mediano). Tu mejor amigo estará más protegido: colócalo en el suelo, tras los asientos delanteros. Otra posibilidad son los “cinturones para perros”, una especie de correa corta que se engancha en el anclaje del cinturón de seguridad por un extremo y al arnés por el otro. También pueden trasladarse en el maletero, protegidas por una red de separación para evitar que pasen a la zona ocupada por los pasajeros o que salgan proyectadas en caso de accidente.
    • En el coche: jamás dejes un animal de compañía suelto en el vehículo; en caso de accidente, su peso se multiplicaría por 35, indica el RACE. Además, podrías “ganarte” una multa de 100 euros.
    • Alojamiento: por suerte, cada vez hay más hoteles “dog friendly”, en los que es posible alojarte con tu mascota. Lo mismo ocurre en casas rurales o campings, así que lo único que debes hacer es elegir el que más te guste o el que mejores servicios y facilidades ofrezca a tu compañero. No olvides comprobar si imponen restricciones por tamaño o peso del animal.
  • Documentación: si realizas frecuentes viajes con tu mascota, sabrás que es necesario llevar sus “papeles” en regla. Debes tener siempre a mano los documentos sanitarios y administrativos que la identifiquen; infórmate de las normas exigidas en el país al que te diriges y plantéate contratar un seguro de mascotas. Tu veterinario te expedirá un pasaporte para animales de compañía con el que podrás desplazarte sin problemas por el territorio de la Unión Europea en el caso de perros, gatos o hurones. Asimismo, es imprescindible que el código que figure en el pasaporte esté también en el microchip de tu mascota.
  • Su maleta: arnés, correa, algunos juguetes, comida y bebida (con sus correspondientes recipientes), golosinas, medicación y recetas (en caso necesario), bolsas para recoger excrementos o cajón de arena, su cama, un botiquín de primeros auxilios… El equipaje de tu compañero peludo debe ser preparado con cuidado. No está de más escribir tu número de teléfono en su collar para que puedan localizarte rápidamente si se pierde.
  • El trayecto: antes de un viaje con tu mascota, visita al veterinario para que te recomiende algún producto que mitigue los efectos de un posible mareo. Es preferible que el animal inicie el recorrido con el estómago total o parcialmente vacío; para que los kilómetros sean más llevaderos, dale agua con frecuencia y coloca cerca su juguete favorito. Haz paradas cada dos horas y permite que salga del coche, con el fin de que pueda descansar. Por supuesto, jamás lo dejes dentro del vehículo, aunque esté aparcado a la sombra: el riesgo de un golpe de calor es muy alto y pondrías su vida en peligro.
  • En tu destino: tu mascota se enfrenta a un ambiente que puede resultarle extraño. Ayúdala a familiarizarse con el entorno; entra antes que tu perro o gato en el alojamiento y establece su sitio de descanso y el lugar en el que comerá. ¡Felices vacaciones!
0 Comentario

También te recomendamos

Dejar un comentario