Portada Noticias ¿Qué elementos aumentan el consumo de combustible?

¿Qué elementos aumentan el consumo de combustible?

por Pablo Ares

 

Uno de los gastos más importantes al que tenemos que hacer frente cuando tenemos un vehículo propio (y al que no siempre le prestamos la atención que requiere) es el del combustible. En ocasiones asumimos, sin más, las oscilaciones en su precio pero tampoco nos planteamos cuáles son las alternativas que tenemos a nuestro alcance para conseguir un consumo de combustible más eficiente. La velocidad a la que circulamos, en tipo de conducción que hacemos son dos de los factores que inciden de forma directa en el consumo, pero no son los únicos. Hoy te hablamos de otros factores, además de la velocidad, que van a provocar modificaciones significativas en el consumo de combustible de tu vehículo.

Aire acondicionado

El aire acondicionado es uno de los elementos que inciden de forma directa en el consumo de combustible. Los sistemas de aires acondicionado cuentan con un compresor que refrigera el aire que, o bien aspira del exterior o del interior del habitáculo. El funcionamiento de este sistema de compresión implica un mayor gasto de energía que procede del propio motor del coche. Este incremento de energía requerida por el coche puede suponer un aumento del consumo del vehículo entre un 5 y un 20% superior. Cuanta más baja sea la temperatura a la que esté programada el aire acondicionado, mayor será el trabajo que tenga que hacer el motor. La DGT recomienda mantener la temperatura del habitáculo interior del vehículo entre los 21 y los 22º C.

Las ventanillas

perro de raza bulldog francés asomado en la ventanilla trasera de un coche

Cuando mantenemos las ventanillas de nuestro vehículo bajadas mientras circulamos conseguimos que se genere una mayor oposición al movimiento del vehículo. Esta mayor oposición al movimiento del vehículo supone un incremento en la cantidad de combustible consumido. Cuanto mayor es la velocidad a la que circulemos mayor será la resistencia del aire por lo que el consumo de combustible será superior. Por ello y, para garantizar un consumo óptimo del combustible, se recomienda que el habitáculo de interior del vehículo se ventile mediante los sistemas de aireación.

Mantenimiento del vehículo

Son muchos los factores relacionados con el mantenimiento del vehículo que inciden de forma directa en el consumo del combustible. Es importante tener en cuenta las normas y plazos establecidos en relación a las revisiones para garantizar el perfecto estado de nuestro del vehículo. Estos son algunos de los puntos dentro del mantenimiento del vehículo a los que debes prestar especial atención.

Diagnosis del motor

Garantizar el buen funcionamiento del vehículo o un consumo óptimo del combustible exige, sin lugar a dudas, tener un buen seguimiento del estado del motor. En muchas ocasiones dejamos pasar las revisiones recomendadas por los fabricantes o lo hacemos muchos kilómetros después. A través del sistema de revisiones periódicas se consigue articular el correcto mantenimiento de los vehículos. Por norma general estas revisiones se suelen programas pasado un periodo de tiempo concreto o tras la circulación de un número determinado de kilómetros. Cuando obviamos hacer este seguimiento es posible que no lleguemos a detectar los problemas que pueda presentar el motor. Haciendo un buen seguimiento nos ayudará a detectar estas averías que pueden incrementar el consumos de combustible.

Control de niveles y filtros

A medida que pasa el tiempo y hacemos kilómetros con nuestro vehículo el aceite que necesita el motor va perdiendo su cualidades. Usar un aceite que no está en condiciones óptimas incide de forma directa tanto en la lubricación del motor como en el rendimiento del combustible. Tener nuestro coche con unos niveles óptimos va a garantizar que se alargue su vida útil.

Lo mismo ocurre con los filtros de combustible. La malla de protección que incluyen estos filtros evitan que las posibles impurezas que estén presentes en el combustible lleguen al sistema de circuito de inyección o a cualquier otra parte del motor. Por ello mantener los filtros en perfecto estado nos ayudará a garantizar no sólo la vida útil del motor sino un buen consumo del combustible.

Control de la presión de los neumáticos

rueda trasera de coche

En muchas ocasiones notamos una variación en el consumo del combustible de nuestro vehículo cuando cambiamos las ruedas de nuestro vehículo; la relación entre los neumáticos y consumo de combustible es muy estrecha. Cuando vayas a cambiar los neumáticos, debes fijarte en la etiqueta de los mismos. En ella figura, no sólo la eficiencia de combustible de los mismo, sino también los valores de frenado y adherencia sobre el pavimento o el nivel de ruido que pueden llegar a proyectar.

Pero cuando hablamos de esta relación entre consumo y neumáticos no sólo hacemos mención al tipo de producto que tengamos instalado en nuestro vehículo sino también al estado en el que se encuentren. Si tener los neumáticos de nuestro vehículo con la presión apropiada es importante en términos de seguridad vial, también lo es en relación con la eficiencia energética. Cuando la presión de los neumáticos es más baja de la recomendada la banda de rozamiento de la rueda será mucho más amplia, con lo que se incrementa la zona de contacto con el pavimento. Esto provoca que el coche tenga que incrementar el esfuerzo para avanzar (debido a que ese rozamiento con el pavimento es mucho mayor). Siempre que el coche hace un mayor esfuerzo se requiere mayor cantidad de combustible, por lo que ahí encontramos la relación entre el combustible y la presión de las ruedas.

Distribución de la carga

Es el último de los factores que inciden de forma directa en el consumo de combustible de nuestro vehículo. Cuando antes hablábamos de los efectos que provocaban en el consumo de combustible circular con las ventanillas abiertas a ciertas velocidades, algo parecido ocurre cuando transportamos objetos en la baca del coche. Cuanto más objetos se porten en ella mayor va a ser la resistencia experimentada por el vehículo con respecto al aire y por tanto mayor el esfuerzo que deba realizar nuestro coche.

Del mismo modo, una mala distribución de la carga hace que aumente la resistencia del automóvil por ello es recomendable que el peso soportado por nuestro coche esté distribuido de una forma equilibrada. Además de optimizar el consumo de combustible también conseguiremos evitar la inestabilidad que podemos provocar en el eje delantero.

0 Comentario

También te recomendamos