Portada Competición WRC, el mejor certamen del mundo

WRC, el mejor certamen del mundo

por Pablo Ares
WRC

El World Rally Championship (WRC) está considerado como uno de los mejores certámenes para los aficionados al automovilismo. Es un campeonato mundial de rallys que se realiza a nivel internacional. Está organizado por la Federación Internacional del Automóvil (FIA). En él se desarrollan trece pruebas que se distribuyen en diferentes países del mundo.

El recorrido se disputan en carreteras que están cerradas al tráfico sobre varias superficies (grava, asfalto, hielo, nieve). Aproximadamente cada evento suele estar dividido entre 15 y 25 tramos. El WRC tiene dos categorías principales. Por un lado está la FIA Worl Championship for Drivers o Campeonato de Pilotos. Por otro lado está el FIA World Rally Championship for Manufacturers, esto es, el Campeonato de constructores.

 

Un paseo por la historia del WRC

La primera competición del WRC se realizó en el año 1973. En ella Alpine- Renault se haría con el título gracias a su Alpine A 110 1800. Con el paso de los años son muchas las historias y anécdotas que se han ido gestando en torno al WRC. Muchas figuras han pasado por él. Algunas de ellas auténticos iconos del sector automovilístico. Carlos Sainz, Colin McRae, Sebastian Loeb o Tommi Mäkinen son algunos ejemplos de estas grandes figuras que ayudaron al WRC a convertirse en algo grande.

También son muchos los coches que han pasado por el World Rally Championship. Entre los años 1980 y 1985 Fiat lanzó el 131 Abarth, modelo con el que conseguiría hacerse con el título. En esos años también aparecieron otros prototipos como el Ford Escort RS 1800 y el Audi QUATTRO. Éste último fue el primer coche en participar con tracción a las 4 ruedas. Además fue el coche conducido por Michèlle Mouton convirtiéndose en la primera mujer en ganar un rally.

Otro de los coches que despuntó y que acabó llevándose en repetidas ocasiones la victoria del WRC es el Lancia 037. 1985 fue el año en el que apareció uno de los grandes de los rallys, el Peugeot 205 Turbo 16. Un vehículo que acabaría imponiéndose durante dos temporadas.

El año 1986 fue uno de los más trágicos para el WRC. Este año, de los seis equipos oficiales en competición sólo pudieron terminarla dos. Esto fue debido a dos trágicos accidentes en los que varios espectadores de Portugal perdieron la vida. También falleció en uno de ellos, en el rally de Córcega concretamente, el piloto Henry Tovonen.

WRC: un duelo de titanes

Durante los años 90 se produjeron grandes cambios. Esta época estuvo marcada por una importante rivalidad entre Toyota y Lancia o, lo que es lo mismo, entre Sainz y Kankkunen. En 1990 Sainz se alzaría con su primer título mundial de la mano de Toyota. El del WRC sería un primer paso para el reconocimiento que recibiría el piloto español.

Dos años después el reglamento del WRC se modificó. Con las nuevas normas, los pilotos solamente podrían participar en diez de las trece pruebas del campeonato. La introducción de esta modificación no estuvo exenta de polémicas. Especialmente surgieron polémicas entre los pilotos que optaban por la victoria del WRC. Una vez más sería Sanz quien se haría con la victoria del rally.

Menos pruebas en el WRC

Unos años más tarde se produjo otro cambio sustancial. En 1995 la FIA redujo a ocho las pruebas del WRC para «ahorrar costes». Además de reducir el número de pruebas también se disminuyó la cantidad de kilómetros a recorrer entre tramos. Por otro lado también se introdujeron alguna que otra limitación mecánica.

Durante este tiempo no hubo grandes cambios en los equipos oficiales. Carlos Sainz abandonaría Toyota en 1994 para sumarse a las filas de Subaru, equipo que también contaba con el gran Colin McRae. Subaru consiguió dominar gran parte del WRC  ganando cinco de las ocho pruebas. Pero el año 95 sería recordado el WRC por otro motivo. Hablamos ahora de un escándalo. Y es que Toyota fue expulsada del rally por manipulación en los turbos.

Tiempo después la FIA decidió imponer una sanción a la marca. Así, se anularían todos los puntos en las dos clasificaciones. Por otro lado le impidieron su participación en el año 1996. Con Toyota fuera de juego, la categoría de marcas fue para Subaru mientras que la de pilotos fue para McRae.

Más modificaciones en el WRC

Las normas que establecen el marco de la WRC no han dejado de evolucionar. En el año 1997 la FIA dispuso un nuevo incremento en el número de pruebas que iban a pasar de ocho a catorce. Incrementar el nuevo de pruebas haría que los tramos fuesen más cortos. Sin embargo, lo que iba a resultar determinante este año fue el aterrizaje del World Rally Car.

El World Rally Car es una homologación para los automóviles de carrera dictada por la FIA. Los constructores que consiguen esta homologación en sus vehículos están obligados a seguir una serie de regulaciones y normas. Con la llegada de estas exigencias de homologación, algunas marcas como Ford o Subaru decidieron crear sus coches en base a las exigencias requeridas por esta homologación.

Un año más tarde el piloto español Carlos Sainz abandonaría Subaru para volver a Toyota. En la última prueba del mundial, cuando se disputaba el título contra Mäkinen de Mitsubisi, el Corolla WRC del piloto español hizo que el piloto tuviese que dejar la carrera a 500 metros de la meta.

El asentamiento del WRC

Durante el año 1999 el WRC se fue asentando e incrementando su relevancia en el plano automovilístico internacional. Algunas marcas de prestigio y reconocimiento se incorporaron en la competición. Tal es el caso de Seat y Escoda. Por su parte las marcas que ya formaban parte del WRC continuaban evolucionando. En está línea Ford presentaba su Ford Focus WRC.

El 2000 sería un año de importantes cambios en el WRC. El principal estará marcado por el abandono de Toyota del mundo del rally. Este motivo es el que haría que Carlos Sainz se incorporase a Ford. También fue un año en el que se introdujeron nuevos modelos de vehículos en la competición. Así por ejemplo, el Hyundai Accent WRC aterrizó en el WRC al mismo tiempo que lo hacía el 206 WRC. El 206 fue el coche de la competición del 2000 ya que con él Marcus Grönholm conseguiría la victoria en la categoría de constructores  y en la de pilotos.

El año de Citröen en Rally

El 2003 fue el año redondo para la marca Citröen que contaba en sus filas con tres de los grandes: Sebastian Loeb, McRae y Sainz. De esta forma la marca francesa conseguiría poner a sus tres pilotos en el podio obteniendo además el título de constructores. Un año después, la FIA introdujo una nueva modificación en el reglamento del WRC.

Los equipos tendrían limitado el número de pilotos que podrían tener. En concreto se limitaba a dos. Esto provocó que muchos de los pilotos se quedaran sin plaza. Citroën mantuvo a Loeb y Sainz, Subaru se quedó con Petter Solberg y fichó a Mikko Hirvonen mientras que Peugeot se quedó con Gronholm y con Freddy Loix. Fue el año en que Loeb obtuvo su primer título mundial.

Un año más tarde Sainz abandonaría el mundo del rally. Ese año también estuvo marcado por un importante accidente en el que perdería la vida Michael Park, copiloto del Peugeot 307 WRC. La FIA permitiría en el 2006 la participación de equipos privados en el campeonato de constructores. Varios Skoda Fabia WRC, Peugeot 307 WRC y Ford Focus WRC privados conducidos por pilotos entraron en la competición.

Campeonato paralelo

La llegada del 2010 vendría con el establecimiento de un campeonato paralelo, el Campeonato S2000 Con él se pretendía asentar las bases que comenzarían a aplicarse o entrarían en vigor a partir del año siguiente. Los coches que participaron en este campeonato eran los llamados Super 2000. Se trata de coches que estaban basados en el llamado Grupo N, aunque los Super 2000 iban con tracción a las cuatro ruedas, motor de 2L y atmosféricos.

En 2011 entra en vigor la nueva normativa. Con ellas los automóviles del WRC llevan un motor de 1.6L, turbo y tracción a las cuatro ruedas. Por otro lado se trata de vehículos algo más anchos y cortos. Por ello son más sencillos de conducir en los tramos lentos de muchas curvas. Sin embargo en los tramos rápidos tienen una ligera pérdida de estabilidad.

En una competición en la que la aerodinámica tenía un gran protagonismo se hizo necesaria la incorporación de medidas de seguridad para proteger a las personas que se concentraban en los bordes de pistas. Con el objetivo de potenciar el carácter espectacular tanto de los coches como de la propia competición en el 2015 se introdujo una modificación en la normativa del WRC. Con ella se conseguiría la presencia de vehículos más rápidos, efectivos y espectaculares. Eso sí, manteniendo los cánones de seguridad tanto para pilotos como para el público.

Cambios en los WRC 2017

En lo referente a las normativas técnicas, una de las primeras medidas fue la de cambiar el diámetro de la brida del turbo. Este elemento limita la entrada de aire de este sistema de sobrealimentación. Cuanto mayor sea este diámetro, mayor cantidad de aire entrará al sistema por lo que más potencia tendrá el vehículo.

En los WRC 2017 este tamaño alcanza los 36 mm, algo que le permite generar alrededor de 380 CV frente a diámetro de 33 mm que proporcionaba unos 310 CV que tenían los WRC 2016. En cuanto al peso también se han introducido cambios significativos. Los WRC 2016 contaban con un peso mínimo de 1200kg. Esta cifra se ha disminuido en 25 kg. De este modo los fabricantes podrán crear prototipos de 1175 kg.

Al modificar el peso e incrementar la potencia se consigue una mayor agilidad y una mejoría en la relación peso-potencia. Por otro lado también se consigue una mayor aceleración y velocidad punta.

Modificación a nivel estético

También se han incorporado determinadas modificaciones a lo largo de los años relacionadas con el plano más puramente estético. Así por ejemplo uno de los cambio más significativos de los últimos años es el relacionado con el ancho del vehículo. Se ha incrementado su ancho en unos 55 milímetros. Con este incremento se potencia la estabilidad y el apoyo en firme.

Pero el incremento en estabilidad no solamente viene determinado por el incremento del ancho del vehículo. En concreto también se produce por el diferencial central con control electrónico. Gracias a él los WRC 2017 se vuelven mucho más estables en las fases de aceleración sobre cualquier terreno. Con ello no sólo se mejora la seguridad sino que se reducen las pérdidas de tracción.

Sistema de puntuación

El WRC sigue, actualmente, un sistema de puntuación muy similar al que se sigue en la Fórmula 1 y en otras competiciones automovilísticas. A través de este sistema se conceden puntos a los pilotos que alcancen las 10 primeras posiciones.

De esta forma, en orden descendente, se conceden los siguientes puntos:25-18-15-12-10-8-6-4-2 y 1 puntos. El sistema de puntuación ha ido variando con el paso de los años. Este sistema actual fue instaurado en el año 2010. Así por ejemplo en la primera edición de 1973 los puntos se concedían a los diez primeros. Pero en este caso al piloto mejor clasificado de cada marca.

A partir de 1977 se establecen dos puntuaciones diferentes para pilotos y para marcas. Mientras que en el primero se puntuaba a los diez primeros, en el segundo se hacía a los ocho que acabasen antes el recorrido. En 1979 se volvió al sistema primigenio y se instauró un único procedimiento de puntos.

No son los únicos cambios que se han hecho a la hora de conceder los puntos a los pilotos participantes. En la década de los 90 volvió a instaurase un procedimiento en que los puntos se repartían como categorías. Dos años más tarde el número de pilotos que recibían puntos clasificatorios eran aquellos que ocupasen los seis primeros puestos.

Sin duda alguna el World Rally Championship es una de las mejores competiciones en el sector de automóvil. Competiciones que han dejado en la retina de muchos las imágenes de grandes figuras haciendo auténticos recorridos espectaculares.

0 Comentario

También te recomendamos

Dejar un comentario