Portada TurismosPruebas Prueba Lexus CT 200h: un coche para todo

Prueba Lexus CT 200h: un coche para todo

por Noemí Alonso
  • Someter a prueba el Lexus CT 200h nos ha traído cierta serenidad.

  • La eficiencia no está reñida con un comportamiento aplomado. Pero, ¿es suficiente para convencer?

 

Nos gustaGasto de combustible reducido.

Actuación en carreteras secundarias.

No nos gustaTacto del freno.

Sistema de infoentretenimiento.

Nota7

 

Prueba Lexus CT 200h. Si estás pensando en tu primer híbrido, echa un vistazo a este compacto premium. Toyota pone al servicio de su marca de lujo toda su experiencia en esta tecnología.

Prueba Lexus CT 200h, dinámica
No está hecho para buscar los límites ni para emocionar, pero cumple con su papel.
Prueba Lexus CT 200h, frontal dinámicaPrueba Lexus CT 200h, trasera
La zaga tiene un diseño algo sobrio, pero atemporal.
Prueba Lexus CT 200h, frontal
Bajo su capó aparece un sistema híbrido con 136 CV.
Prueba Lexus CT 200h, tres cuartos trasero
Las suspensiones trabajan a la perfección, manteniendo la carrocería en su sitio sin golpes secos.
Prueba Lexus CT 200h, tres cuartos delantero dinámico
Es posible rodar a un ritmo sostenido y suave gracias a su mecánica.
Prueba Lexus CT 200h, trasera
Puede ser tu único coche perfectamente, pues los viajes largos no harán que tu bolsillo se resienta.
Prueba Lexus CT 200h, dinámica
Su gasto de carburante no se dispara al salir a carretera, algo de agradecer en un modelo híbrido.
Prueba Lexus CT 200h, habitáculo
En el habitáculo, todo está ordenado.
Prueba Lexus CT 200h, plazas delanteras
El puesto de conducción es confortable.
Prueba Lexus CT 200h, asientos traseros
Atrás no hay mucho espacio para los ocupantes: mejor sólo dos.
Prueba Lexus CT 200h, consola central
El joystick para seleccionar las marchas se ha quedado un poco obsoleto.
Prueba Lexus CT 200h, volante
Volante multifunción y relojes de fácil lectura están a disposición del conductor.
Prueba Lexus CT 200h, pantalla central
La pantalla multifunción te obliga a desviar demasiado la vista de la carretera.
Prueba Lexus CT 200h, maletero
La capacidad del maletero es de 285 litros; resultan algo escasos para un vehículo de este segmento.
Prueba Lexus CT 200h, maletero 2
El doble fondo del maletero te permitirá guardar algunos objetos y aprovechar más su capacidad.

Prueba Lexus CT 200h: exterior

El restyling que sufrió el modelo a finales de 2017 (sí, ya es un veterano) lo dotó de un diseño distinto en los grupos ópticos (con luces LED) para los acabados más altos de la gama, como el que nos ocupa (Executive). Este tipo de modificaciones menores suele afectar también a los paragolpes y la parrilla… y en este caso, así ha sido.

También son nuevas las llantas, que destacan, precisamente, por su discreción. Igual que el resto del CT 200h, en realidad. De hecho, hay quien tacha su imagen de “sosa”. No diríamos tanto (sobre gustos no hay nada escrito), pero sí es cierto que es sobrio. El color rojo de nuestra unidad de pruebas (la carrocería puede estar pintada en dos tonos) da algo de vida a unas líneas que, en cualquier caso, están pensadas para ser agradables, pero sin estridencias. Y no es una desventaja, sino al contrario, ya que de esta forma el coche “envejece” muy bien.

Prueba Lexus CT 200h: interior

Prueba Lexus CT 200h, plazas delanteras

El puesto de conducción es confortable.

Lo mismo ocurre con el habitáculo, si bien aquí hay detalles claramente anacrónicos. Por un lado tenemos un freno de mano… “de pie”: aparece encima del paso de rueda izquierdo y hay que empujarlo (con el pie, claro) para ponerlo. Una palanca lo libera.

Por otro, está el joystick de la consola central. Su posición es ergonómica y lo encuentras justo donde la mano va a buscarlo, pero se ha quedado desfasado comparado con las ruletas actuales.

Es una de las pocas pegas que se le pueden poner al puesto de conducción, con asientos cómodos, una postura al volante correcta y que consigues adaptar a tu gusto en menos de un minuto. Los ajustes, a la vista y al tacto, transmiten calidad (si bien nuestra unidad de pruebas parecía haber tenido una “vida” un poco intensa, todo sea dicho, y eso a pesar de no contar con 10.000 km en su marcador).

Los cambios en este espacio se limitan a las nuevas tapicerías disponibles y a una pantalla multimedia que ha crecido hasta las 10,3” desde las 7” anteriores. Ahora permite ver dos informaciones a la vez, pero su funcionamiento no acaba de convencernos: obliga a desviar durante mucho tiempo la vista de la carretera. Esto es debido a unos menús un tanto farragosos (sobre todo, el del navegador), que fuerzan a dar demasiados pasos para lograr el objetivo deseado.

Aunque por su comportamiento, como veremos ahora, este Lexus es perfectamente capaz de acompañarnos a cualquier viaje, lo cierto es que será mejor que no lo hagas con muchos amigos. En las plazas traseras la amplitud no sobra (especialmente, para las rodillas), mientras que el maletero cuenta con unos escasos 285 litros. Las baterías del sistema híbrido, evidentemente, roban espacio, pero su capacidad queda lejos de la que ofrecen vehículos de segmentos inferiores.

Prueba Lexus CT 200h: motor

Prueba Lexus CT 200h, frontal

Bajo su capó aparece un sistema híbrido con 136 CV.

No hay cambios en la arquitectura híbrida, ni de potencia o consumos. Así, ya sabíamos que nos “enfrentábamos” a 136 CV: 99 correspondientes al motor de gasolina y 82 del eléctrico (recuerda que la fuerza conjunta no es el resultado exacto de la suma).

La teoría es la misma que en cualquier modelo con esta tecnología: las frenadas y deceleraciones recargan las baterías, lo que hace posible que en la ciudad te muevas casi continuamente en modo eléctrico, con la ventaja de no emitir gases contaminantes a la atmósfera y no gastar combustible.

En carretera, para decir la verdad, esperaba que el consumo superase con mucho los 4,4 l/100 km oficiales. La ventaja de los híbridos está en las ciudades, donde el gasto de carburante es ridículo, pero al salir a la autopista, olvídate de su ahorro, pues el mayor peso de las baterías hace que esta cifra se dispare. No ha sido así. Tras un recorrido en el que mezclamos vías amplias y otras más ratoneras, se queda en unos más que razonables 5,2 l/100 km.

Prueba Lexus CT 200h: conducción

Prueba Lexus CT 200h, trasera

Puede ser tu único coche perfectamente, pues los viajes largos no harán que tu bolsillo se resienta.

Si has leído hasta aquí, ya sabes que no estamos llevando este Lexus exclusivamente por la ciudad. Nuestra misión es probarlo en todas partes, porque su dueño también querrá utilizarlo en viajes largos, algo de lo que el CT 200h es perfectamente capaz. Puede convertirse sin ningún problema en tu único coche, dada su buena actuación en cualquier tipo de carreteras.

En autopista, mantiene un ritmo correcto. Su motor no es precisamente alegre (no está pensado para eso), pero la respuesta al acelerador es buena y sube de vueltas de forma lineal. Aquí entra en juego el cambio automático de variador continuo, cuyo funcionamiento en la urbe es suave y casi imperceptible, pero fuera de ella revoluciona quizá en exceso la mecánica.

Pasamos a una carretera secundaria y nos sorprende el aplomo del vehículo. De nuevo, no podemos hablar de agilidad, pero las suspensiones tienen un tarado que, apostando por la comodidad, no deja que la carrocería se incline en exceso. Te da confianza y pronto te encuentras rodando de forma confortable y solvente, disfrutando de un chasis bien afinado.

Otro cantar son los frenos, pues adolecen de un mal común a todos los híbridos con frenada regenerativa: la dosificación y el tacto del pedal no acaban de ser redondas. Durante la primera parte del recorrido, todo va como debería ir… pero pisarás mucho más fuerte de lo que preveías en la última zona, pues el coche tardará en detenerse más de lo que parecía anunciar.

Prueba Lexus CT 200h: equipamiento

Prueba Lexus CT 200h, pantalla central

La pantalla multifunción te obliga a desviar demasiado la vista de la carretera.

Como imaginarás, esta versión, la más alta de la gama, viene equipada “hasta arriba”. Su precio es de 39.500 euros, así que prácticamente está todo incluido. Me centraré en los dispositivos de seguridad, punto en el que todas las marcas quieren incidir y uno de los aspectos que más interesa a los compradores. Este CT 200h ofrece el Lexus Safety System+, con programador de velocidad activo, alerta de cambio involuntario de carril con corrección automática de trayectoria, lectura de señales de tráfico y cambio automático de luces cortas a largas (funciona bastante bien, por cierto), además de sistema precolisión con detección de peatones. Siempre es interesante contar con estos elementos; a fin de cuentas, estamos hablando de tu protección y la de tus acompañantes.

Prueba Lexus CT 200h: conclusión

¿Me compraría este modelo? Con el corazón en la mano, no. Pero deja que lo matice: yo no busco un vehículo con el que bajar todos los días a la ciudad y que, además, pueda permitirme realizar algún viaje largo sin estar preocupándome por las emisiones o el combustible. Si éste sí es tu caso y, además, buscas un plus de lujo, una marca premium, pero asequible… ve al concesionario y pide una prueba.

Ficha técnica Lexus CT 200h

Dimensiones4,35/1,76/1,45 m (longitud/anchura/altura)
Potencia136 CV (100 kW)
Consumo oficial4,4 l/100 km
Emisiones CO2101 g/km
Precio39.500 euros

 

Rivales Lexus CT 200h

Toyota Auris

Rivales Lexus CT 200h

El Toyota Auris pertenece a su misma familia; el «enemigo» está en casa.

Perteneciente a la misma familia, es más asequible que su “primo hermano” e igual de solvente, si bien sus acabados son menos refinados.

Hyundai IONIQ

Rivales Lexus CT 200h, Hyundai IONIQ

El IONIQ puede presumir de unos acabados de primera y un precio muy ajustado.

El primero de sus rivales coreanos destaca por un habitáculo muy cómodo, cuidado y bien rematado, además de por su equipamiento. También su importe es menor.

Kia Niro PHEV

Rivales Lexus CT 200h, Kia Niro

También el Niro entra en la lista de contrincantes de este Lexus.

Otra de las opciones es el Niro, con líneas de SUV y un precio 4.000 euros menor (aunque escojamos la versión más alta de la gama). Al ser híbrido enchufable, su autonomía en modo eléctrico llega a los 58 km, según los datos oficiales.

0 Comentario

También te recomendamos

Dejar un comentario