Portada Noticias El neumático que se convierte en hélice: Goodyear Aero

El neumático que se convierte en hélice: Goodyear Aero

por Noemí Alonso
Goodyear Aero, portada

Goodyear Aero. El Salón de Ginebra 2019 no sólo acoge los coches más novedosos: los fabricantes de neumáticos también llevan sus últimas propuestas, como esta cubierta, que puede convertirse en una hélice para volar.

El Goodyear Aero es un neumático poco convencional, pues está diseñado pensando en los coches del futuro. No hablamos de los eléctricos y autónomos, sino de los que soñábamos cuando éramos pequeños, los vehículos que podían volar.

Así, este prototipo funcionaría como una cubierta normal cuando estuviera sobre el asfalto, pero se convertiría en una hélice al desplazar el automóvil por el aire. «Las compañías de movilidad buscan en el cielo la respuesta a los desafíos del transporte urbano y la congestión. Nuestro trabajo en arquitecturas y materiales avanzados para neumáticos nos llevó a imaginar una rueda que podría servir como una cubierta tradicional en la carretera y como un sistema de propulsión en el aire», explica Chris Hesel, director de Tecnología de Goodyear, como recoge ABC.es.


El Aero tiene varias características muy, pero que muy especiales:

  • Diseño multimodal: este producto es una interpretación del rotor de inclinación. Así, actuaría como tren motriz para transferir y absorber fuerzas hacia y desde la carretera en una orientación tradicional y como el sistema de propulsión de un avión para proporcionar elevación. Es decir, en un coche volador (como el PAL-V, visto también en Ginebra), los pasajeros tendrían libertad para moverse de la carretera al aire.
  • Estructura no neumática: los radios de esta cubierta darían soporte para aguantar el peso del vehículo o actuarían como las aspas de un ventilador para posibilitar la elevación cuando la rueda estuviera inclinada. El Goodyear Aero no lleva aire, pero su estructura es lo suficientemente flexible para amortiguar los golpes cuando se conduce sobre el asfalto. También es fuerte, lo que le permite girar a altas velocidades, algo necesario para crear elevación vertical.
  • Propulsión magnética: gracias a ella, no hay fricción en el desempeño de la tarea del neumático. Así son posibles las altas velocidades de rotación requeridas para conducir un coche por la carretera y, cuando la cubierta se incline, levantar el vehículo en el aire y propulsarlo hacia adelante.
  • Detección óptica: el Goodyear Aero utilizaría sensores de fibra óptica para monitorizar las condiciones de la carretera y también el desgaste y la integridad estructural de las cubiertas.
  • Inteligencia Artificial: este prototipo incluiría un procesador que combinaría la información de los sensores de la rueda con los datos de las comunicaciones entre tu coche, los otros automóviles y la vía. Tras analizar dicha información, recomendaría una acción determinada e identificaría posibles problemas relacionados con los neumáticos antes de que ocurriesen.

Tengamos en cuenta que, de momento, esta cubierta de Goodyear es conceptual. Pero la compañía sí está desarrollando algunas de sus tecnologías más importantes, como una estructura no neumática y capacidades inteligentes para las ruedas.

0 Comentario

También te recomendamos

Dejar un comentario